Centro de Yoga Niba

MÉTODO IYENGAR

B.K.S IYENGAR

Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar "B.K.S. Iyengar", Nacio el 14 de diciembre.

A la edad de 16 años, fue introducido en el yoga por su gurú Sri T. Krishnamacharya. Este a los 18 años, lo envía a Pune, para enseñar y predicar yoga.

 

Guruji era un practicante sincero y comprometido. Su propia práctica le ayudó a explorar y lograr la perfección en el yoga asanas. Esto se refleja en sus enseñanzas en todos estos años.

Yogacharya B. K. S. Iyengar (Guruji) es una leyenda viva que ha enseñado yoga de manera única a todos sus estudiantes.

Encuentra el significado de los Yoga Sutras por su búsqueda práctica y práctica regular de yoga.

Así, ha ayudado a todos a experimentar la sabiduría de los Yoga Sutras. Su estilo de enseñanza del yoga se llama "Iyengar Yoga" y ahora está siendo seguido por maestros certificados.

 

Es uno de los maestros más reconocidos en el mundo y uno de los primeros en introducir el yoga en occidente. Ha practicado y enseñado yoga durante más de 70 años. Su método ha sido sintetizado a los largo de más de sesenta años de intensa práctica personal y que ha transmitido con toda su pureza a millones de practicantes de todo el mundo.

 

¿QUÉ ES YOGA IYENGAR?

Los 4 elementos o aspectos clave en la práctica de posturas que distinguen al Yoga Iyengar son:

 

1- Precisión y alineamiento

Aprender a alinear el cuerpo con precisión y dominar la técnica para practicar las ásanas –las distintas posturas- constituye una de las principales características del Yoga Iyengar. La alineación de nuestro cuerpo influye a diferentes niveles: óseo, orgánico, muscular y energético. Si nuestros huesos están en su sitio, también lo estarán nuestros músculos, ligamentos y tendones. En un cuerpo alineado los órganos y glándulas funcionarán correctamente. El equilibrio físico, orgánico y energético conseguirá que nuestra mente cuerpo y alma se mantengan también en equilibrio.

 

2- El uso de soportes

El Yoga Iyengar se sirve de gran cantidad de soportes como pueden ser mantas, sillas, bloques de madera, cinturones y otros aparatos diseñados por Iyengar. En ellos nos apoyamos y ayudamos para estirarnos y alcanzar facilmente la posición deseada. Esto hace que este tipo de yoga sea también recomendable para personas con limitaciones físicas, ya que el uso de estas “herramientas” les ayudará a realizar correctamente las posturas. Así pues, la ayuda de soportes nos da más estabilidad para conseguir una perfecta alineación al tiempo que éstos nos sirven de guía para despertar la inteligencia de nuestro cuerpo.

 

3- Las secuencias

 La secuencia u orden en el que se practican las diferentes posturas será fundamental para conseguir el efecto que queremos causar en nuestro cuerpo. Por ejemplo, las posturas de pie nos dan energía, las flexiones son relajadoras, las extensiones son activadoras y las inversiones son recuperadoras. Según el efecto que pretendamos conseguir, elegiremos una secuencia u otra, ya que los efectos variarán en función del orden que establezcamos.

 

4- El tiempo en la posición

Así mismo, el tiempo de permanencia en cada postura resultará igualmente importante.

El organismo ha de integrar en cada célula los efectos recibidos y para ello necesita

un tiempo determinado de asimilación o maduración.

En resumen, podemos decir que el Yoga Iyengar se caracteriza por mantener cada postura durante un tiempo determinado y realizarla en un orden específico. Todo ello partiendo

de una correcta alineación de nuestro cuerpo que podremos conseguir con la ayuda de soportes o herramientas pensados para ello.